12.22.2006

Feliz navidad

Una semana pesada debido a que la próxima salgo de vacaciones. Mis primeros cuatro días de descanso en casi 3 años, definitivamente los pienso disfrutar. Pensaba poner algun cuento corto navideño, pero la verdad no ha habido tiempo. Ya será a mi regreso. A los pocos lectores de este blog, gracias por sus constantes visitas y comentarios. Solo me queda desearles a todos una navidad alegre (que feliz es un concepto ambiguo), con sus serés queridos (familia para unos, amigos para otros) y un año nuevo que les permita tomar un respiro, rehacerse de energia, ganas o deseos, y por lo menos tener la impresión interior de que se cierra un ciclo.

¿Que puedo decir a manera de conclusión del año? Un año ambiguo... problemas en la chamba, ya el hecho de que la empresa se irá a Monterrey en 2007 y eso significa quedarme sin trabajo, muchos corajes, muchas decepciones, pero por otro lado, mi libro publicado, departamento nuevo, la perspectiva de la boda con lizeth cada vez más cercana. Espero con ansias el nuevo año, se que empezaré muchos ciclos, que terminaré triunfante otros. Más que nunca, este próximo día primero será de promesas, de respiros.

Gracias y los mejores deseos.

12.11.2006

Rutinario

El rostro del político se ve enmarcado por un círculo negro. La cruz apunta a su frente. A cientos de metros, desde un edificio, el asesino espera el momento perfecto y dispara. Sale de la habitación minutos después. Pasa por recepción, llega a su auto. Se quita el bigote y barba artificial, también la peluca, se quita la faja que esconde a sus pechos. La chica saca un cigarrillo, maneja de regreso a casa.

La mujer fatal en medio de la pista. El ruido, el alcohol, el humo, el narcotraficante seducido por el cuerpo. Ella lo lleva, entre susurros y mordidas sutiles, al callejón. Allí la chica no espera a que él le meta mano, antes le entierra la daga en la garganta. Toma después un taxi. En su habitación se despinta, se quita el vestido, la peluca. El asesino toma un baño, después se masturba para recobrar la masculinidad.

El anciano policía llega al lugar pactado. El soplón se acerca con miedo. ¿Es seguro?, le pregunta después de que el viejo se identifique. Claro, dice el otro, al tiempo que se acerca y de un movimiento le rompe el cuello. Camino a su departamento el joven se deshace del disfraz.

Poco antes de dormir los tres reciben un mensaje, la siguiente misión. Ninguno sueña esa noche, están hartos de la rutina.

12.06.2006

Hypersexual

Las nuevas pastillas prometían una sexualidad exacerbada. Las anunciaban como un producto revolucionario, como el nuevo descubrimiento de Pi para definir al círculo, como la piedra filosofal de los pervertidos y perversos. Verían con ojos freudianos al mundo. Un precio exorbitante, un frasco pequeño, unas pastillas diminutas que Cástulo compró con toda la intención de ver el sexo en todo lo que lo rodeaba. Probó una pastilla. Pasaron los minutos, las horas, una nueva prueba, ahora doble, triple, cuadruple dosis. Tiempo después observo las letras pequeñas en la caja: Este medicamento puede no tener efectos visibles en ingenieros, albañiles, escritores, artistas, vouyeristas, etc.

11.27.2006

Infección

En su cuarto, solitario, el joven mira la hipodérmica con detenimiento. Una ventana, observa a los grupos de muchachos allá afuera, jugando. Sabe que en sus manos tiene una mezcla de sepas y virus que lo enfermarían de forma mortal. Se inyecta. Ya no será discriminado, feliz, sonriente, sale a integrarse a las legiones infectadas.

Terminal

La hombre y su esposa, sus hijos, esperaban nerviosos a la llegada del médico. El pasillo del hospital, el aroma, la luz blanca que da tonos artificiales al aire. Todas las personas moviéndose de un lado al otro, silenciosos, en sus propias obligaciones o sus tragedias particulares. El médico llega. Díganos doctor, por favor, le dice el hombre. Le pone la mano temblorosa en el antebrazo. Los ojos de toda la familia viajan del sobre donde seguramente están los estudios del abuelo, al rostro glacial del médico. Lo siento, les dice el en tono seco. No es un paciente terminal. El gimoteo, el llanto. ¿Está seguro? pregunta aún aferrado el padre. Tendrán que ser fuertes, les dice antes de seguir su camino, aun le quedan diez o veinte años. El anciano dentro del cuarto, sano y rozagante, sonríe con malicia.

11.22.2006

Disculpas de nuevo

Una disculpa si esta semana no publicó nuevo cuento corto. La semana pasada nos sorprendierón con la noticia de que mi compañia actual se muda a Monterrey. La perspectiva de quedarme sin trabajo en un tiempo mas o menos indefinido me ha estresado un poco, asi como la chamba que de repente se multiplica. Por si fuera poco, ayer tuve que estar hospitalizado un par de horas en la tarde por una intoxicación que aun no se a que se debió, pero sigo llenó de ronchas. Tal vez debería irme a hacer una limpia, ja.

Pero no todo son malas noticias, les dejó una imágen de la que es probablemente la portada del que será mi segundo libro. Este se estrenará en la FIL, en el stand de Paraiso Perdido. Se que esto es comercial, pero bueno, si no lo presumo yo ¿quién?. La presentación oficial será posiblemente hasta enero.

11.14.2006

Los invitamos


La Voz de la Esfinge

El último

Al salir de la cueva formada por las ruinas se dio cuenta de que era el fin. La ciudad estaba demolida, cuerpos putrefactos llenaban las banquetas. Los autos eran testimonio de un Apocalipsis efectivo, inmediato, inesperado. Anduvo días, meses. Se sentía solo. Antes del final ya era una persona solitaria, sortero siempre a la espera de una relación mágica con una chica hermosa. Al cumplir un año como ermitaño en un mundo muerto tomó la decisión. Encontró fácilmente una pistola. Se dio un tiro en medio de una plaza abandonada. Sus últimas palabras fueron: ¡Quiero una mujer! El ruido atrajo a las neoamazonas, que saliendo de sus escondites subterráneos, vieron con tristeza que el hombre que esperaban con tanta calentura, se había ido. Aun tenían esperanzas.

11.06.2006

Vesubio

Se enamoro de ella. Hoy da el gran paso. Sabe que no debiera, que podría perderlo todo, pero no soporta más. La lleva a su casa, la pasea por todas las habitaciones. La recuesta en la cama. La acaricia por cada centímetro del cuerpo.

Fue amor a primera vista. Desde el primer momento le pareció la mujer más bella que jamás haya existido. Día a día, en el laboratorio, la observaba en silencio. Un día empezó a hablarle, poco después se animo a tocar su mano. Antes de darse cuenta pasaban todo el tiempo juntos.

La cubre con la cobija. El arqueólogo la besa. La desnuda. Toca la ceniza comprimida con delicadeza. Mira el rostro de la chica momificada. Se lamenta por que en cientos de años no ha vuelto a nacer alguien tan hermoso. Al amanecer solo encuentra una masa indefinible de polvo gris y húmedo. Llora amargamente durante semanas. Decidido a reponerse, regresa a las ruinas de Pompeya, convencido de que su amada tenia alguna hermana, prima o pariente que también fue sepultada en la erupción del Vesubio.

10.30.2006

Centinela

La pareja yace en la cama, agotada, sonriente por el éxtasis en las ultimas horas. Todo empezó como accidente, unos días atrás se besaban desnudos, apunto de iniciar el coito. Él, buscando acomodarse, puso su rostro en un ángulo que permitió a los globos oculares de ambos tocarse sutilmente. Esos pocos segundos les estremecieron. Decidieron intentarlo nuevamente hasta lograr una sutil caricia. Pocos minutos después llegaron a un orgasmo como no recordaban haber tenido nunca.

La pareja se da la mano. Él le comenta que lo intenten de nuevo. Ella hace un recuento. Le cuestiona si ochenta orgasmos esta noche pueden ser malos para la salud. El sonríe. Vamos viendo, dice acercando su rostro. ¿Y si nos quitamos la ropa esta vez? le dice la chica. ¿Para qué? responde, ya nos dimos cuenta que es irrelevante. En ese momento se abre la puerta. Un hombre vestido de rojo entra cautelosamente. Activa un aparato en su mano. Los jóvenes en la cama se desmayan. Los desnuda. Los deja abrazados. El centinela sale de la habitación en silencio, con la convicción de que el sexo genital siga siendo monopolio. Nadie debe saber la verdad.

10.26.2006

Viajes y ocupaciones

Esta semana regrese de un viaje, para encontrarme la oficina llena de pendientes. Una disculpa por subir el cuento hasta hoy. Saludos a los dos o tres lectores que tiene este blog.

Credencial

A punto de la histeria, saca su identificación una vez más. La secretaria revisa la foto. Verifica, como lo hicieron cada uno de los ocho burócratas antes de ella, que el visitante de exactamente los mismos datos que los escritos en el pedazo de papel. Revisa hologramas: Ya sabe, le dice, hay muchas falsificaciones. También los números de serie en el sistema. Puede pasar, dice finalmente. Él piensa en los viejos tiempos, antes de tanta seguridad y pasos a seguir. Sobretodo le indigna que no tengan alguna consideración, después de todo, si no todo el mundo, una gran cantidad de personas lo conocen. Se abre la puerta metálica, guardias lo escoltan hasta llegar al Papa. Este levanta el rostro de unos papeles que lee y le pregunta fastidiado ¿Se puede identificar? Dios hace una rabieta, convencido de que no hay más que hacer, vuelve a sacar su credencial.

10.16.2006

La condena

El juez valida todas las pruebas. Esto es concluyente, dice rotundo y baja el mazo. Se establece la condena. El acusado suplica por perdón. Ya esta dicho todo, le contesta el hombre a cargo de la ley. Al culpable se viste con su mejor traje, lo peinan, lo arreglan. Estando listo lo adormecen y mediante una inyección especial engarrotan sus músculos. Lo hacen adoptar una posición altiva, un rostro furioso. Vacían sobre su cuerpo el cobre, lo dejan enfriar. Pronto es puesto en un pedestal de un parque donde palomas y niños se pasean a diario. Los sociólogos y legalistas están más que satisfechos de cómo la criminalidad disminuye en las nuevas generaciones.

10.09.2006

El tercero

El Principe se acerca a la torre. Escucha el ruego de la chica. Sube por la larga trenza de la prisionera. Te lo agradecere por siempre, le dice abrazándolo. El dragon esta por alli, le indica ella al tiempo que bajan por la escalera caracolada. El salvador desenvaina su espada, abre una pesada puerta de hierro. La camara es enorme y oscura. No lo veo, susurra él miéntras da pasos valientes al frente. Todo pasa en un segundo.

El detective llega al rio donde fue encontrado el cuerpo. El forense levanta la sabana: murió de una cuchillada en la nuca, presenta varios golpes y quemaduras, fue violado, le arrancarón el cuero cabelludo. Es el tercero del més, dice el investigador, y los unicos patrones que tenemos es que el asesino, además de dejar sin cabello a sus victimas, siempre escoge a miembros de la realeza. Un verdadero maniatico, agrega el forense taciturno.

10.02.2006

Cuarto blanco

Me dijeron que sería un experimento, que me pagarían muy bien. Yo acepte porque en ese momento no tenía familia, solo unos pocos amigos y nada de motivaciones para hacer algo con mi vida. Me encerraron en un cuarto blanco. Estaba completamente incomunicado. Pronto perdí sentido del tiempo. Me acostumbraron a estar siempre bajo la misma luz blanquecina. Al principió me costo dormir, pero el cansancio podia más.Al despertar, estaba allí una bandeja con comida. Si no dormia, no habia alimentos, asi que pronto entendí que si tenia hambre primero debia cerrar los ojos.

Empece a contar el tiempo por raciones. Tambien, al inicio, pensaba en tener cierto sentido de los días por mi cabello, barba y uñas. Hubo un punto donde me fue imposible reconocer algún cambio. Pronto perdí la cuenta. Pensaba, todas las horas, en silencio, en medio de paredes blancas.

Hoy se abrió la puerta. Me costó entender al principio las palabras: Estaba libre. Aun más esfuerzo fue hacer algun sonido, conjuntar las silabas, dotar de sentido a mis palabras. Me tomaron fotos, me hicieron muchas preguntas. Un auto me llevo a mi antigua casa. Como lo prometieron, encontre todo en perfecto orden. Pense en avisar a alguién pero no supe a quien. Sali a andar. Vi la ciudad, las personas, los autos. Me detuve a leer las noticias en un periodico, que terrible esfuerzo el de reconocer las oraciones escritas.

He regresado, le digo al hombre de bata blanca. El me lleva al cuarto blanco. Antes de que cierre la puerta, alcanzo a entender que le dice a un guardia: Otro experimento exitoso.


9.26.2006

Maletin

El anciano se hace famoso por cargar el maletin en todo momento: al salir o llegar a su casa, en cada restaurante, al hacer sus compras, al pasear al perro. Sobretodo las leyendas urbanas se dan por la forma en que acude a las cantinas de la colonia cargando con aquel objeto. Nunca le pierde la vista, y si le es posible, lo pone en su regazo miéntras bebe a solas. Algunos piensan que lleva un objeto de gran valor, otros que es un demente. Cuando algún curioso intenta preguntar por el contenido recibe una rafaga de gritos e insultos.

Sobrepasado por la curiosidad, un joven se decide a robarlo. A la salida de una cantina sube al hombre a su auto, lo lleva a una casa solitaria. Alli le arrebata el maletin, al cual el viejo se aferra con todas sus fuerzas. ¡No, por favor!, le suplica desde el suelo, ¡No lo abra, no entiende! El chico lo mira con burla, quita el seguro, observa el interior: está vacio. ¡La dejó escapar, será el fin de todos! dice el anciano desecho en lágrimas. Guarda silencio repentino y se queda inmovil. Al revisarlo, él muchacho se da cuenta de que esta muerto. Tira el cuerpo a un barranco.

El joven pasa la noche en vela, viendo al malentin vacio. A partir de ese día lo carga en todo momento, sin abrirlo, esperando que aquello que escapó regrese.

9.18.2006

Rehabilitación

Muevete, asi, intenta andar, con cuidado, ¿Te duele? La enfermera me recuerda que recobraré el movimiento poco a poco, que tenga paciencia. El doctor, cada tarde, me dice lo mismo: Tuviste mucha suerte, la mayoría no sobreviven a este tipo de accidentes. Mi familia me recuerda mi imprudencia: No debias salir a esas horas, esos son lugares peligrosos. Pudiste terminar aplastado por completo. Debes agradecer que solo perdieras un miembro. Desde mi cama escucho sus lamentos. Veo el muñon a un lado de mi abdomen. Pienso en el inmenso zapato que apunto estuvo de aplastarme. Ya nada será lo mismo, seré una cucaracha lisiada lo que me queda de vida.

Nuevo blog

Empezando semana con un blog nuevo. Es de poesía, para más explicaciones, curiosidad o simple morbo, les dejó el link:

http://www.vertigoyazar.blogspot.com/

9.12.2006

Consejo


El pueblo en la plaza, emocionado, aplaudiendo con vigor y esperanza a su lider. El gobernante levanta los brazos y finaliza el discurso. Acabare con la pobreza, dice como frase final. Apenas baja los brazos, tapa con la mano el microfono. Voltea hacia el comandante a su derecha y le susurra: Solo aun no me he decididó si con cámaras de gas, campos de concentración o algo más creativo. El militar sonrie maliciosamente.

9.04.2006

Carveriano


Dedicado a Diana Sofía

Lleva el cuento al taller. Es sobre una relación que surge de repente, relata los sucesos que los llevan al enamoramiento, a la boda, a un matrimonio y a esos pequeños detalles que terminan en pelea. Al arranque de locura de él que la hiere un día miéntras cocinan. Alli le dicen que deberia ser más minimalista, quitar los sentimentalismos que estorban. Con la goma de borrar se hacen los cuentos.

Presenta la segunda versión del cuento. Un hombre que conoce a una mujer, sucesos representativos que los llevan a una relación, a un matromonio y a un punto de quiebra. Un accidente que acaba en la herida y la promesa de no volver. Le sobra final, demasiados detalles, le dicen.

Reescribe el cuento una y otra vez. Un hombre y una mujer se hacen pareja. La relación llega al hartazgo. Una noche él toma el cuchillo. Le aplauden. Lo publica. La critica lo toma como un relato carveriano más, se explayan en su contra. Su carrera de escritor termina antes de arrancar. Se siente destrozado. En la siguiente sesión del taller lleva un cuchillo.

8.28.2006

Piñata

Meter el pedazo de papel en el engrudo. Tomarlo de las puntitas y ponerlo como si fuera un parche. Con la brocha ponerle más pegamento. Hernan, mi hermano mayor, es quien nos dice como hacerlo. Mi papá nos grita. No le hagan caso, nos dice él. Siempre nos esta callándo. Cuando llega borrachito es peor. A veces nos pega. Nos culpa de que se fue mamá. A mi sobretodo me dice que la maté, que porque nací se murio. Yo entonces lloro. Mi hermano es quien me calma. A veces nos defiende, pero si hace eso, él lo patea. Yo le limpió la sangre y es entonces Hernan quien llora.

Otro pedazo de papel. Tenemos que acabarnos esta pila de periódico, dice mi hermano, luego aquella. Me enseña como. Es él quien hace el engrudo, también quien amarró a papá para que no se moviera. Se sacude mucho, rompe el papel y tenemos que usar más engrudo y más periódico. Cuando tapé su ojo, hace rato, vi que me miraba con miedo. Yo le sonreí. Casi nunca juega con nosotros. Al rato, cuando le pongamos adornos y tiras de colores, le diré que a pesar de que es malo, lo quiero mucho. Hernan dice que en la noche romperemos la piñata.

8.21.2006

Blancanieves

Aplasta la colilla contra el cenicero junto a la cama. Suspira. Es el sexto cigarro de la tarde, aún falta un enano más.

8.14.2006

Nuevo número de Al Margen.net


Ya salió publicado el nuevo número de la revista Al Margen.net, los invitó darle una leida. Felicidades a Oscar Huerta y su equipo, por ese animo y constancia. También un agradecimiento.

Les presumó también que me publicarón un cuento, el cual, doy una especie de primicia, pertenece a un proyecto que estoy llevando acabo junto con la narradora Nylsa Martínez, vamos a 50% del libro, asi que esperen más cuentos con el paso de los meses.

Hilitos delgados se iban abriendo paso por su rostro lleno de caminos

Deleite

El guerrero mastica con lentitud. Disfruta la textura, el sabor, el acto mismo de mover la dentadura en torno a ese manjar. Un compañero se sienta a su lado, saca un poco de tabaco y se pone a masticarlo con la misma fruición. Gustas, le dice al primero, No gracias, responde, la carne de prisionero es uno de los pocos deleites que se pueden tener durante las guerras floridas.

8.10.2006

Se actualizó el blog de Colectivo Cobalto. Se incluye un cuento mio con lectura musicalizada incluida (abre un archivo mp3 al abrir el cuento). Se admiten comentarios y sugerencias.

8.07.2006

Humo


Es el cuarto cigarrillo. Da una última calada. Exhala. Lo arroja contra el piso metalico y saca uno más de la cajetilla. De algo hemos de morir, suele decir cuando alguién le amonesta acerca de cuanto fuma. Si algo me ha de matar, agrega poco después, ojala sea el cigarro. De pie, recargado contra el muro de acero, el fumador hace volutas sin forma. El humo empieza a llenar el poco espacio dentro de la caja metalica. Saca un sexto cigarrillo. Afuera, el barco ha llegado a las coordenadas, sus ejecutores se disponen a arrojar la caja fuerte al mar. Miéntras tenga oxigeno habra llama, dice él al tiempo que la que sera su ferétro se hunde. Prende un séptimo cigarro.

Cuentos cortos sobre el Tabaco

Osiazul organizó hace unas semanas el que se esta volviendo su tradicional concurso de mini-ficciones, en esta ocasión con el tema del tabaco. Tengo la alegria de compartirles que logre el tercer lugar.
Durante las próximas tres semanas publicaré tres textos que escribi. Al final dire cual resultó ganador de la tercera posición.

7.31.2006

Discurso

Levanta la voz, hace aspavientos, habla de convicciones, de ideas, de sueños. Su panegérico es enaltecido, bélico, llama a la acción. Los ojos frente a le le miran fijamente, desde lo alto toma algunos segundos para dejar que la fuerza de sus palabras entre en todos los oidos. Termina el discurso con el puño en alto. No más biberón de las cinco, dijo como última y rotunda frase. Los muñecos de peluche permanecen estáticos. El niño se canso de jugar a lo que veia en la televisión, cambia el canal, debe haber algo más divertido que ese señor Hitler.

7.24.2006

Piercing


La mujer anda sin prisa por la calle. Las personas en su camino le dejan el paso, unos la miran con curiosidad, otros con miedo. El sol a media tarde se refleja en los numerosos aretes que la cubren. Viste una playera de tirantes y pantalones deportivos. No hay pedazo de piel visible donde no este una pieza de metal, redonda y pequeña, entrechocando con los que estan a su alrededor. Ella sabe que la miran, los ignora. Cada uno de esos aretes es para ella un recordatorio, una derrota, una señal de que debe esforzarse más. Son muestras de mi fuerza de voluntad, se repite cada mañana frente al espejo, una forma de dejar el vicio.

Conciente de la debilidad que a veces la atormenta, para evitar ponerse a prueba en la batalla en que tantas veces a salido derrotada, anda por la ruta que la aleja del peligro. Es entonces, ya cercana a su destino, que ve a aquel hombre. Ella empieza a sudar, las gotas cuelan por entre las esferas de metar hasta llegar a sus ojos. Su pulso aumenta. No, se repite en silencio. No. No. No.
Tiembla. El se acerca. Ella no puede evitarlo. Se lanza sobre él, le arranca de las manos el pedazo de pastel. El hombre la ve con miedo, decide huir en vez de siquiera reclamar por lo que era suyo. La mujer come en forma histérica, sabe que tan pronto termine de saborear el pan, el dulce betún, tendra que ir a su casa. Entonces, ya desnuda, buscará los ya escasos lugares donde aun puede engancharse un arete nuevo.

7.17.2006

Reconocimiento

Yo he sido esteril desde los quince, le reitera su padre entre lágrimas. Esa noche le acababan de hacer una confesión. Cuando conocí a tu madre ella ya estaba embarazada. Pero, ¿quién..? Cuestiona sin obtener respuesta. La mujer solloza: No lo se, nunca lo supe, no siquiera recuerdo cómo o en donde… Ni el hijo ni su esposo la dejan terminar.

Intenta tomar las cosas con calma. Los abraza. Esten tranquilos, para mí siempre serán mis padres, les dice con el tono de cariño que le conocen. Eres el mejor de los hijos, le susurran. El hijo único sale a andar, busca despejar su cabeza.

La ciudad esta en silencio. Piensa en la importancia de un apellido, en si es esto o la vida la que define a una persona. Se acuerda de sus propios hijos, sabe que no les podra contar lo que les confesó su abuelo, no hasta que esten mayores. ¿Realmente necesito que me reconozcan como hijo natural a mis casi cuarenta? se cuestiona y ese enunciado es eco en los pasos por la calle. Se encamina hacia el parque en el centro de la urbe, hacia el lago donde le pidió a su novia que se casaran. Hacia el lugar donde su hijo habló por primera vez. ¿Quién soy? no dejaba de repetirse.
El cielo más azul que otros días, el agua del lago en calma. El hombre siente que la paz lo recorre, no necesita saber quien lo engendró para continuar su vida. Sonriendo, avanza caminando sobre las aguas. ¿Tendré hermanos? dice en voz baja al tiempo que ve a una parvada de palomas volando hacia él y un rayo de luz que se abre paso entre las nubes iluminándolo directamente.


7.10.2006

Volvemos

Ahora si, volvemos con los cuertos cortos. Uno por semana. Se valen criticas, opiniones, correcciones, tallereadas e inclusive mentadas.

Riendas

La mujer se desviste por completo. Mi corcel, le dice con cariño. Lo acaricia. Pasa su mano por la columna vertebral sintiendo como su piel se eriza al contacto de sus dedos. Le gusta cabalgarlo desnuda. Lo monta y le habla al oido, acto seguido levanta el fuete y da un golpe. Otro más. Un relincho apagado. ¡Camina!, ordena la jinete. Avanzan apenas un metro. Le vuelve a pegar, el sonido hace eco. Ella le ordena, le grita, lo rasguña, lo hiere con furia. Sigue con la violencia hasta que hematomas y sangre aparecen. La montura intenta gritar, con desesperación muerde la correa de las riendas. La mujer, en un gesto de piedad, afloja los lazos. Por favor… intenta decir él. Un fuetazo más. ¿Quién soy?, le dice ella. Ama, duele demasiado. La mujer baja de la espalda del sometido, sonrie unos segundos, readopta su gesto serio y sigue con el juego.

7.07.2006

Re-inaguración del blog

A partir de la próxima semana, vuelvo con el reto que me auto-impuse, escribir un cuento corto a la semana. Esperemos que esta vez no vuelva encontrarme con el gran acantilado con el que me vi el año pasado, el trabajo parece retomar un ritmo normal.
.
Miéntras tanto, les dejo la primera parte de una entrevista que hicieron a Roberto Bolaño en Chile, en el programa "La belleza de pensar". Después del video estan los enlaces a las otras cinco partes de la misma entrevista.
.
.





Segunda parte de la entrevista a Roberto Bolaño


Tercera parte de la entrevista a Roberto Bolaño


Cuarta parte de la entrevista a Roberto Bolaño


Quinta parte de la entrevista a Roberto Bolaño


Sexta parte de la entrevista a Roberto Bolaño


Entrevista a Bolaño en el programa "Off the record" de Chile

7.06.2006

Cuentos en Al Margen


Estas son ligas a algunos cuentos que me publicó la revista Al Margen.net durante el 2005. Ahora que estamos en esto del recuento del año pasado, antes del largo silencio, me pareció buena idea conjuntar la información. Un saludo a Oscar Huerta y su equipo, esperamos pronto ver un nuevo número de su revista.
.
.
.

Cuentos cortos 2005

Esta es la lista de los cuentos cortos escritos durante la primera temporada de este blog, antes de su año de parálisis. No estan todos, sino aquellos que creo vale la pena dejar. La mayoría han pasado ya por varias lecturas, revisiones, etcétera. Gracias a los que en su momento los comentarios, sigue abierta la posibilidad de que los comenten, critiquen, etc. Pronto este blog volvera a los cuentos cortos, y uno que otro largo.




















7.04.2006

Primer paso

He dado un primer paso hacia la renovación y reinaguración de este blog: he cambiado el diseño. Espero pronto volver a publicar, ahora con más material gráfico. Sigo buscando formas de introducir aspectos novedosos o entretenidos. Muy posiblemente añada una sección donde se puedan leer los cuentos cortos del años pasado, asi como algunos de los cuentos que tengo. Gracias por todos los que se han mantenido entrando a este blog abandonado.

6.15.2006

Ha solo doce días de que se cumpla el año de que deje de escribir en este blog. Gracias a todos los que siguieron al tanto, los que siguieron comentando, los que me animarón. Gracias sobretodo a los que miéntras hice el intento de mantenerlo actualizado y constante me leian, me comentaban, me criticaban y me compartian sus impresiones. Pronto volvere con este blog. Estoy buscando una forma de al mismo tiempo que mantenerlo constante, sea original, provechoso, o de menos divertido.
Se produjo un error en este gadget.